Connect with us

Tenis

Madrid encara el futuro

Santiago Aparicio

Madrid, 16 nov (EFE).- La Caja Mágica de Madrid apuntala su puesta a punto para emprender el giro al futuro de la Copa Davis que definitivamente ha dejado atrás la tradición, los enfrentamientos y eliminatorias en medio del circuito y a lo largo de todo un año, para concentrar toda la batalla competitiva en solo una semana.

Desde 1900, cuando echó a andar la primera edición, la Davis logró asentar una distinguida reputación. Afianzada como el evento por equipos nacionales más importante del tenis mundial, el trofeo que representa su éxito, la Ensaladera, ha sido uno de los más codiciados por la gran mayoría de los profesionales.

Habrá opiniones de todo tipo. Para algunos el valor de la victoria estará próximo al de un Grand Slam, para otros no tendrá nada que ver con la conquista de un 'major'. Pero es evidente que a lo largo de los años consiguió una consideración fuera de toda duda.

La épica, el drama, el éxito, la agitación o la emoción, han llegado a ser distintivos de una competición por la que han transitado los mejores jugadores de la historia. La Copa Davis logró arrastrar la esencia de un deporte absolutamente individual hacia una prueba configurada para equipos nacionales, para selecciones.

Pero los nuevos tiempos han llegado. El desgaste y la necesidad de adaptar el torneo a las necesidades de las estrellas, sometidas cada vez más a las exigencias de un calendario desmesurado, provocó un ajuste del evento. Un arreglo necesario, apropiado a las demandas de los jugadores.

La fuerza de los tenistas fue determinante para dar el paso. Para echar el cierre a la tradición y hurgar en busca de fórmulas que prolongaran la vida del torneo, con los mejores protagonistas como reclamo pero con toda la liturgia agenciada a lo largo del tiempo.

Madrid encara el futuro. Familiarizado con el tenis, asume la condición de organización de este nuevo producto. Un evento innovador auspiciado por una cabecera de leyenda: la Copa Davis.

Acostumbrado a poner en escena el Mutua Madrid Open, de categoría Master 1000, y asentado ya como uno de los mejores acontecimientos deportivos del año en la ciudad, la Caja Mágica maquilla su aspecto para amoldarse a los requisitos de este nuevo evento. En lugar de en primavera será en otoño. Adecúa sus pistas de tierra batida en superficies duras.

A excepción de España, no habrá equipos locales ni visitantes. Las eliminatorias no serán a cinco partidos, sino a tres. Igual que los encuentros. El primero que logre dos mangas será el vencedor. Todo en una semana. Desde el lunes que arrancará la fase de grupos, hasta el domingo siguiente, cuando será la final.

Con el asunto del número uno del mundo de Rafael Nadal zanjado en las Finales ATP de Londres, que simbolizó el fin de temporada en el circuito profesional, la nueva Copa Davis absorbe ahora el interés de la raqueta.

Dieciocho equipos, divididos en seis grupos de tres, inician el camino por el trono que el pasado año logró Croacia en la última edición del torneo a la antigua usanza.

El futuro advierte un modelo innovador, con una fase inicial. Duelos en las liguillas hasta el jueves, cuando irrumpan ya los cuartos de final que compondrán los campeones de cada trío y que completarán los dos mejores segundos. Las semifinales serán el sábado y al día siguiente, la gran final. Último día del curso.

Dieciocho selecciones inician el recorrido en busca de la Ensaladera. Once de ellos ya han sido alguna vez campeones. Estados Unidos, que no logra el triunfo desde el 2007, es el que más copas posee -treinta y dos-; Australia, que no lo consigue desde el 2003, es la segunda con cuatro menos. Eran otros tiempos.

Francia y Gran Bretaña presumen de diez cada uno y después está España, con cinco, aunque perdió protagonismo desde el 2012, cuando fue finalista por última vez. Su título más reciente fue en el 2011, cuando se impuso a Argentina. Alemania tiene tres, Croacia y Rusia dos y Serbia y Argentina uno.

Las mejores raquetas del mundo volverán a Madrid. Muchos de ellos formaron parte del pasado Mutua Madrid Open. Son los grandes reclamos del cartel competitivo.

Rafael Nadal es el gran referente. Lidera al equipo español que completan Roberto Bautista, Pablo Carreño, Feliciano López y Marcel Granollers, convocados por el capitán Sergi Bruguera.

España arranca con Croacia, vigente campeona y sumida en una gran crisis interna, y Rusia, amparada en el efecto Daniil Medvedev, la sensación de la temporada. El hombre que más partidos ha ganado en el 2019 y referente del empuje de la nueva generación.

Precisamente serán Croacia y Rusia los que eleven el telón hacia el futuro. Es el enfrentamiento inicial, el que abra el evento. La Armada entrará en acción el martes, frente los rusos.

Novak Djokovic aglutina las aspiraciones de Serbia, que no logra la corona desde el 2010. El cuadro balcánico tiene a Francia y Japón, que no contará con su referente Kei Nishikori, una de las ausencias notables del evento.

Andy Murray forma parte de Gran Bretaña, que se mide a Kazajistán y Holanda, mientras Argentina, representada por Diego Schwartzman, Guido Pella, Leo Mayer y Horacio Zeballos aspira al pase a cuartos contra Alemania y Chile, que ha dado un salto de calidad y acude a Madrid con Nicolas Jarry, Christian Garín, Alejandro Tabilo, Marcelo Tomas Barrios y Hans Podlipnik-Castillo.

Alex de Miñaur y el excéntrico Nick Kyrgios lideran a Australia, contra Bélgica y Colombia, formada por Daniel Galán, Santiago Giraldo, Nicolás Mejía, Juan S.Cabal y Robert Farah.

Matteo Berrettini, otra de las sensaciones del año, y Fabio Fognini encabezan el equipo italiano que tendrá como adversarios a Canadá y Estados Unidos.

Son escasas las ausencias. La más significativa la de Roger Federer, pero Suiza no está clasificada. Igual que Grecia con Stefanos Tsitsipas o Dominic Thiem, víctima de la ausencia de Austria. EFE

Clic aquí para comentar

    Deja tu comentario

    Publicidad
    Publicidad

    Te puede gustar

    Publicidad

    Más noticias en COS