Connect with us

Futbol Internacional

Rummenigge agradece celebrar el título con público y la actuación de la UEFA

Madrid, 25 sep. (EFE).- El presidente del Bayern Munich, Karl Heinz Rummenigge, envió un mensaje de agradecimiento a la UEFA por haber podido celebrar la consecución del título de la Supercopa frente al Sevilla con público en el Puskas Arena de Budapest, algo que representa "dar un paso a la vuelta de la cultura del fútbol".

"Fue un sentimiento maravilloso celebrar este título otra vez con nuestros aficionados. Pude ver a muchos aficionados del Bayern muy felices al mirar alrededor del estadio al final", señaló Rummenigge, que también agradeció el trabajo de la UEFA y su presidente, Aleksander Ceferin, por la "ejecución profesional" de la final.

En su opinión, el partido de anoche ha representado "un paso importante para la vuelta de la cultura del fútbol, las emociones y la atmósfera en los estadios" después de la controversia generada por ello y las manifestaciones en contra de representantes políticos húngaros.

Las palabras de Rummenigge llegan después de las dudas y las críticas lanzadas por la presencia de público anoche en el partido, el primero de competición europea que lo permite desde mediados de marzo pasado. Entonces la UEFA tuvo que decidir el aplazamiento de la Liga de Campeones, la Liga Europa y el resto de sus competiciones por la pandemia de la COVID-19.

En aquel momento la "Champions" había podido completar algunos partidos de vuelta de octavos de final, con la memorable victoria del Atlético de Madrid en Anfield sobre el Liverpool y el adiós del Valencia frente al Atalanta, pero quedaba por resolver la eliminatoria del Barcelona ante el Nápoles y la vuelta del Real Madrid frente al Manchester City.

La Liga Europa ya dejó pendientes los enfrentamientos Inter-Getafe y Sevilla-Roma de ida de los octavos de final, por la situación en Italia y España, y también todos los encuentros de vuelta de esa fase.

En agosto, tanto la "Champions" como la Liga Europa pudieron acabar la temporada, primero con partidos a puerta cerrada y luego con cambios para jugar sus fases finales en un país, Portugal la primera y Alemania la segunda, pero siempre sin público y con la UEFA pendiente de la evolución de la pandemia para tomar una decisión al respecto.

A finales de agosto la organización anunció que abriría parcialmente las puertas del Puskas Arena para la Supercopa, en una prueba piloto de vuelta al público, autorizada por el gobierno húngaro, y en coincidencia con el regreso de aficionados en algunas ligas continentales.

El mensaje de que "la salud es lo primero" es una constante desde el inicio de la crisis para la UEFA, que no tiene una decisión tomada sobre la presencia de aficionados en sus competiciones para el inicio de esta temporada.

"Es difícil explicar que en unos sitios haya público y en otros al día siguiente no haya" admitió el presidente Aleksander Ceferin en Budapest, donde aseguró que la UEFA "ha querido aportar esperanza" y hacer lo que ha entendido "apropiado hacer" al autorizar la entrada de espectadores anoche.

Una entrada restringida, -"16.000 espectadores, menos de un 30% del aforo del estadio", dijo-, y con estrictas medidas de seguridad, exigencia de mascarillas, distancia social y toma de temperatura al acceder al campo.

Ahora, junto al gobierno de Hungría, la UEFA evaluará el resultado de la prueba de ayer, que de momento parece lejana para todos los partidos, ya que hay países donde las puertas de los campos siguen cerrados y otros donde solo se abren con limitaciones con distintos parámetros.

"Lo más fácil para nosotros sería no hacer nada y esperar, porque si no haces nada no te equivocas y nada cambia", señaló Ceferin, que en unos días dará por inaugurada la temporada 2020-21 con los sorteos de sus dos grandes competiciones y la entrega de los premios a los mejores en su sede de Nyon (Suiza) y sin público.

Publicidad
Clic aquí para comentar

    Deja tu comentario

    Publicidad
    Publicidad

    Te puede gustar

    Publicidad

    Más noticias en COS