Connect with us

Futbol Internacional

Costa Rica avanza con dudas en la Liga de Naciones y cierra un pobre año 2019

San José, 18 nov (EFE).- La selección de Costa Rica consiguió el domingo un sufrido boleto a la fase final de la Liga de Naciones de la Concacaf, con lo que cerró su actividad del 2019, un año en el que deja muchas dudas sobre su nivel y del que deberá tomar lecciones para enderezar el rumbo.

El sufrido empate 1-1 en casa del domingo frente a Haití, le dio a Costa Rica el pase a la fase final de la Liga de Naciones, pero dejando muchísimas dudas.

Costa Rica ganó el grupo con 6 puntos (3 empates y un triunfo) por encima de Curazao (5 puntos) y de Haití (3 puntos), un rendimiento que la prensa local no ha tardado en criticar.

OBJETIVO CONSEGUIDO CON POCA BRILLANTEZ

El seleccionador Ronald González, quien tomó el equipo hace poco más de un mes, afirmó que el lo más importante es que el equipo cumplió el objetivo de clasificar a la fase final de la Liga de Naciones que disputarán cuatro equipos: México, Honduras, Costa Rica y un equipo por definir entre Estados Unidos y Canadá.

"Estamos atrás de ellos unos 12 partidos", afirmó González el domingo tras ser preguntado sobre la distancia con los próximos rivales de la Liga de Naciones.

Esto fue una clara referencia a los ocho meses en que estuvo al mando de la selección tica el entrenador uruguayo Gustavo Matosas, quien a inicios de septiembre pasado, en la víspera de un amistoso contra Uruguay, renunció al cargo para irse el San Luis mexicano.

Matosas se declaró "aburrido", "improductivo" y "como de vacaciones", pues según sus palabras, nunca imaginó que fuera tan difícil dirigir una selección con el poco tiempo disponible para entrenar.

Ronald González tomó el equipo en octubre pasado para hacer frente a la Liga de Naciones con muy poco tiempo para trabajar y con la obligación de ganar el grupo sobre Curazao y Haití.

Logró el objetivo pero pocos imaginaban que Costa Rica iba a sufrir tanto para superar a los dos rivales caribeños, y a los que además no pudo derrotar jugando como local.

UNA GENERACIÓN QUE SE APAGA

La brillante generación de futbolistas que lideró la clasificación de Costa Rica a los mundiales de Brasil 2014 y Rusia 2018 poco a poco está llegando a su ocaso y el relevo generacional se hace cada vez más urgente.

El '10' Bryan Ruiz, tiene más de un año de no jugar con el Santos brasileño por diferencias contractuales con el club, y es la pieza que más ha hecho falta a una Costa Rica que muestra pocas ideas en la creación de jugadas de peligro.

El seleccionador González ha afirmado que Ruiz no será convocado hasta que encuentre ritmo en algún equipo.

El delantero del León mexicano Joel Campbell, el mejor atacante de Costa Rica de los últimos años, no fue llamado por González en la última convocatoria debido a su poca regularidad.

La prensa también ha criticado el nivel de futbolistas como el centrocampista Celso Borges, y los zagueros Kendall Waston y Giancarlo González.

El guardameta del PSG francés Keylor Navas sigue siendo el futbolista más en forma de esa generación, aunque una lesión lo dejó fuera de los dos últimos partidos de la Liga de Naciones.

El recambio generacional ha tardado en aparecer en la selección tica, pero el entrenador confía en que poco a poco jugadores como el centrocampista Allan Cruz y los atacantes Randall Leal, Ariel Lassiter y José Ortiz, irán tomando el nivel necesario para encabezar el relevo.

UN POBRE 2019

Costa Rica comenzó el año con el uruguayo Matosas en el banquillo y con la esperanza de que el entrenador cumpliera su promesa de conformar un equipo seguro en defensa y con vocación ofensiva, así como de comenzar el relevo generacional.

Con Matosas Costa Rica registró tres victorias (Nicaragua, Bermuda y Jamaica), un empate (México, que se impuso en penaltis en la Copa Oro) y cuatro derrotas (Estados Unidos, Haití, Perú y Guatemala).

A estos resultados se suman los cuatro partidos al mando de Ronald González por la Liga de Naciones y que se saldaron con tres empates (dos con Haití y uno con Curazao) y una victoria frente a Curazao.

Costa Rica también perdió un amistoso ante Uruguay por 0-1 con Douglas Sequeira como interino.

Un 2019 que arroja un pobre rendimiento de cuatro triunfos, cuatro empates y cinco derrotas.

Costa Rica deberá cambiar el chip para 2020 y afinar el equipo en las dos fechas de partidos amistosos del mes de marzo, luego hacer frente a la fase final de Liga de Naciones y prepararse para la eliminatoria al Mundial de Catar 2022.

Clic aquí para comentar

    Deja tu comentario

    Publicidad
    Publicidad

    Te puede gustar

    Publicidad

    Más noticias en COS